Socios

Volver al listado

Manuela Malia

Disciplinas socios instalacion fotografia escultura dibujo

Mirando hacia atrás. La pintura y escultura, entendidos de forma amplia, consistían en la representación icónica de la realidad a través de una imagen hasta que Duchamp instaura, por primera vez en la historia del arte, un objeto real manufacturado porque el artista así lo decide, subiéndolo a una peana para su exhibición. En pocos años los músicos jugaban con la sonoridad de todo tipo de objetos ajenos hasta entonces a las salas de concierto. Este es el punto de partida de todo el arte objetual de los años 60 hasta nuestros días.

Muchas de mis obras se podrían considerar “paisajes” o “marinas”, en ellas la representación icónica de la realidad es suplantada por la realidad misma. En ese sentido la elección de los pigmentos, su mezcla en la paleta y la disposición de las pinceladas sobre el lienzo se sustituyen por la elección de determinadas conchas y su ubicación definitiva en algunas cajas. La observación del paisaje, paseos recolectando material, lavado, selección o clasificación de conchas de moluscos, arena, basura… forman parte de todo el proceso creativo.

Esta implantación de la realidad unida a una fuerte carga conceptual, muy visible en aquellas obras en las que se pueden leer textos (desde una única palabra, frase, definición o una descripción), son características de mi lenguaje plástico.

El protagonista común de mi obra es el objeto. Dibujo y objeto, fotografía y objeto, texto y objeto se combinan para expresar ideas, conceptos apenas hilvanados que conforman breves o sutiles sugerencias poéticas dejando vía libre al espectador para que éste haga sus propias interpretaciones.

La memoria y vivencias de cada observador juega un papel de co-creador en algunas series, pues mi interés se centra en el objeto cotidiano usado, aquel que por su aspecto envejecido es capaz de transmitir olores, sensaciones táctiles, recuerdos del pasado; y en este sentido, cada uno de nosotros aportará su propia experiencia a la obra.

Mirando hacia delante me siento ese “artista solitario que va a la contra” con ganas de aprender a relacionarse, de retomar el color sugestivo, de no abandonar nunca la belleza ni la plástica; siempre desde la mirada íntima y poética, desde la autobiografía y lo particular, la sutileza y la sencillez, sin dejar de ser yo misma.

Manuela Malia.

Manuela Malia